Nuevo ministro de Hacienda fija prioridades y oposición acusa retroceso en reforma a las pensiones

El ex director de Presupuestos, Rodrigo Cerda, volvió al Ministerio de Hacienda para ocupar la vacante que dejó Ignacio Briones, quien renunció esta mañana a la jefatura de la cartera. En la oposición reconocen la capacidad de diálogo del nuevo ministro, pero sentencian que la nueva nominación es “un paso atrás” en la negociación de una reforma a las pensiones.

Después de un año y tres meses, el segundo ministro de Hacienda en esta administración del Presidente Sebastián Piñera, Ignacio Briones (Evópoli), finalmente asumió su renuncia al cargo.

Se trató de quince meses que iban a estar marcados por los coletazos económicos de la crisis política y social de octubre, pero que terminaron siendo mucho más desafiantes con una pandemia y crisis económica global.

 

Briones venía con la impronta de una “cara nueva”, con un perfil distinto a su antecesor, Felipe Larraín, lo que le permitió sacar adelante el proyecto de modernización tributaria y el presupuesto 2020 en sus primeras semanas a cargo de Hacienda.

Él dice que el dialogo y los acuerdos son su sello, impronta que puso a prueba durante 2020 en la gestión del gasto y el apoyo a las familias durante la crisis, donde se logró el Fondo Covid por US$12.000.000.000

Quienes han estado cerca de estas negociaciones concuerdan en que será esa etapa la que va a marcar la gestión de Briones. Así lo considera por ejemplo el ex subsecretario de Economía de Ricardo Lagos, Álvaro Díaz, quien formó parte de esta mesa técnica y no tiene una buena opinión de las decisiones que tomó el Ministerio de Hacienda respecto a la crisis, calificando la conducción como tímida.

“Estableció una política de hiper focalización y terminamos con una consecuencia que en mi opinión no era deseable, que era el retiro de los fondos de AFP. Creo que fue un desempeño insuficiente como ministro de Hacienda, porque no dio cuenta de la magnitud de la tragedia social que viven millones de chilenos. No apostó por una política fiscal activa”, sostuvo.


El sucesor de Briones es un viejo conocido, Rodrigo Cerda, quien dijo que vuelve a su casa. El nuevo ministro de Hacienda fue coordinador de asesores en esta misma cartera durante el primer Gobierno de Piñera, bajo el mando de Felipe Larraín. Un ministro con el que hizo dupla también en la segunda administración, ahora como jefe de la Dirección de Presupuestos (Dipres).

Producto a lo anterior Cerda tiene redes en el Congreso y también cercanía con el presidente Piñera. Es independiente y no milita. Como dato aparte, fue compañero de colegio y de generación con Ignacio Briones, en la Alianza Francesa y también en la Universidad Católica.

 

Dijo, en sus primeras definiciones, que las prioridades están, además del manejo de la crisis, en la reactivación económica y la reforma a las pensiones.

“Es importante recuperar nuestra economía lo más rápido posible. Eso nos preocupa mucho y efectivamente también otras de las cosas que nos ha encomendado el Presidente es tratar de impulsar la reforma de pensiones, porque eso es algo que también nos preocupa”, aseguró.

Agregó que “el ánimo con el que llegamos es seguir dialogando, tanto con nuestro parlamentarios, parlamentarios de Chile Vamos, como también los parlamentarios de oposición y a eso nos vamos a abocar en los próximos días”.


El materia previsional existe tensión. Se había dicho que esta semana iba a ser clave para llegar a un acuerdo para avanzar en la reforma previsional, todo antes del receso legislativo.

En la oposición dicen que esto ya está en duda, pese a que el presidente de la comisión de Hacienda, el Jorge Pizarro (DC), reconoce que hay un buen punto de partida con Cerda.

“Ha formado parte de este mismo equipo. Trabajó con el ministro Briones, ha trabajado con nosotros en materia presupuestaria. ¿Dónde pueden estar las diferencias?, en los estilos personales tal vez”, declaró.

Por su parte, la senadora DC y próxima presidenta de la comisión de Trabajo, Carolina Goic, advierte un paso atrás: “Lo que hace es generar un revés para la tramitación de la reforma, es un paso hacia atrás y que lamentablemente hace muy difícil que se logre un acuerdo en los plazos que habíamos planteado inicialmente”.


Por el momento el acuerdo que se buscaba se ve difícil de lograr, por lo que habrá que ver qué gestiones podrá hacer el nuevo ministro Cerda para recomponer los ánimos en esta materia, no solo con la oposición, sino que también con el oficialismo.

No Comments Yet.

Leave a comment