Las perversiones ocultas de Kim Jong-Un

Una disidente norcoreana que logró escapar de su hogar cuenta las secretas perversiones del líder.
Es sabido que Corea del Norte es un país hermético, gobernado por una dinastía y que según cuenta esta disidente, es gobernado al antojo por Kim Jong-Un.
Hee Yeon Lim, de 26 años, era hija del coronel Wui Yeon Lim, soldado de alto rango de Pyongyang y miembro del círculo íntimo del régimen. Cuando su padre falleció a la edad de 51 años, ella junto a su familia decidieron huir del país.
Primero escaparon a China, gracias a haberle pagado a unos contrabandistas para que los sacaran de ahí. Luego fueron a Laos para tomar un vuelo hacia Corea del Sur donde decidieron quedarse a vivir finalmente desde el año 2015.
Ya a salvo, lejos del régimen a logrado contar su visión del país. A pesar de haberse encontrado en una posición de privilegio dentro del país, dado el rango de su padre, eso no la hizo ajena a las perversiones ocurridas.
La joven presenció ejecuciones, vió cómo sus jóvenes compañeras de clase eran arrastradas hacia la esclavitud sexual y cómo el líder supremo gastaba asombrosas cifras de dinero en comida.
Una ejecución que la marcó fue la de un grupo de 11 músicos norcoreanos que fueron acusados por realizar un supuesto video pornográfico. Los llevaron al estadio de la Academia Militar en presencia de miles de personas para no solo matarlos. Hee Yeon Lim declaró: “Los músicos fueron sacados, atados, encapuchados y aparentemente amordazados, por lo que no pudieron hacer ruido, ni pedir clemencia ni gritar… Sus cuerpos fueron volados a pedazos, totalmente destruidos, sangre y trozos volando por todas partes… Y luego, después de que los tanques militares se movieron y pasaron sobre los pedacitos en el suelo donde se encontraban los restos”
El hombre mantenía un ejército de esclavas sexuales menores de edad, a pesar de estar casado y tener hijos. Además del todo el dinero que mal gastaba en lujosos platos de comida mientras su pueblo aún muere de hambre.

ads

No Comments Yet.

Leave a comment